divendres, 3 de maig de 2013

No todo está perdido



 


Houston tenemos un problema!!!!!!

 

Son las 9.00 de la noche y me encuentro preparando la cena de mis hijas cuando suena el móvil. 

- Ricardo soy Jacinto perdona que te moleste a estas horas, pero estoy desesperado; no he conseguido el objetivo de matriculación y puedo llegar a perder una línea. ¿ Qué puedo hacer?
 
Jacinto es un director de escuela al que me une una gran amistad desde hace mucho años. Recurre a mí buscando una solución que yo ya  no le puedo dar.
 
Después de escucharle e intentar calmarlo, acuerdo entrevistarme con él para  poner en marcha una planificación que nos permita valorar las causas de lo sucedido y evitar que se vuelva a repetir el próximo curso.
 
 ¿Se han tabulado el número de entrevistas realizadas y el porcentaje de éxito de las mismas?

 ¿Se conocen la procedencia de estas familias y cómo llegaron a saber de nosotros?

 ¿Se conocen las razones por la que no hemos sido elegidos en primera opción?

 ¿Se conocen los requerimientos valorados por las familias a la hora de elegir un centro educativo?

 ¿Hemos valorado si nuestro servicio de atención a las familias desde el mismo momento que se ponen en contacto con nosotros por teléfono es el adecuado?

 ¿Hasta qué punto somos competitivos en relación a esos requerimientos y lo ofrecido por nuestros competidores?

 ¿Conocemos la oferta de la competencia y sus puntos fuertes?

 ¿Seremos capaces de definir las acciones de mejora que nos permitan mejorar en nuestro posicionamiento?

 ¿Hasta qué punto toda la comunidad educativa se siente vinculada al proyecto y es consciente en la importancia de ofrecer un servicio óptimo?

Sin tener todo esto bien definido, no podremos elaborar las políticas de comunicación a poner en marcha, qué combinación de estrategias offline y online utilizaremos para difundir nuestros puntos fuertes…
 
La perplejidad de Jacinto va en aumento. Nunca había llegado a pensar que todo esto era necesario. Hasta la fecha, siempre había alcanzado la cifra de alumnos sin grandes esfuerzos. Sin embargo, la realidad es diferente. La crisis económica, la situación  demográfica y la permanente competencia han puesto en marcha una auténtica selección natural entre las escuelas: sólo sobrevivirán aquellas que mejor se adapten a la nueva y hostil realidad.
 
Las escuelas son empresas y las familias nuestros clientes. Nuestra preocupación debería centrarse en alcanzar su satisfacción, superando con creces esas expectativas que depositaron en nosotros cuando nos confiaron la educación de sus hijos.

 -Jacinto, no  todo está perdido: has tenido la habilidad de replantearte  la situación. Sacaremos conclusiones y planificaremos el próximo curso con acciones y mejoras que con toda seguridad revertirán en un mayor número de matriculaciones. Tu escuela continuará siendo un referente en el mundo de la educación y la formación.
 
 
 
Ricardo LLopart
Director cicles Pàlcam

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada