dijous, 18 de juliol de 2013

Comercio en la escuela Pàlcam


AGRADECIMIENTOS AL EQUIPO HUMANO DE CICLESPALCAM.
 UN AÑO QUE PODÍA HABER SIDO MUY COMPLICADO Y SE HA CONVERTIDO EN UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Nunca se sabe por dónde empezar, pero sí que puedes deducir dónde vas a acabar, aún así, sin tú darte cuenta, ya has empezado y todo se va escribiendo solo.( Este galimatías no deja de ser el día a día de cualquier joven de la actualidad  recién llegado a la mayoría de edad como es mi caso).
Pues bien, hay un momento de tu vida en el que empiezas a saber lo que quieres. En principio, podemos pensar que es bueno,( dejas de llorar y berrear sin ton ni son y tus padres no tienen que adivinar lo que te pasa), pero a la vez puede ser malo, hay veces que la decisión que tomas, el camino que te gustaría seguir, no está bien visto por la gente más próxima a ti.

Empecé a cursar  Bachillerato, que no estaba mal, mis amigos de siempre y  el colegio al lado de casa. Los profesores conocidos de años anteriores me habían orientado con la mejor de las intenciones, me conocían y pensaban saber aquello que más me convenía. Llegó  un día donde me di cuenta que no estaba haciendo lo que me gustaba. ¡Cuántas veces hemos escuchado   “no todo en la vida es lo que quieres”!, sin embargo,  el miedo a lo desconocido nos ciega y nos obliga a hacer muchas cosas de las que nos arrepentimos, y este arrepentimiento se convierte en el padre del fracaso, un fracaso que puede que te dé una carrera, puede que te dé un estatus, pero eso, creedme, puede ser que no te dé  la felicidad, y poco a poco llegarás a asquearte , y a renunciar a todo lo realizado hasta la fecha y buscar de nuevo un camino  que debes encontrar.

¿Por qué hacerlo dos veces ? Siempre pensé que había que probarlo todo, pero cuando  sé que quiero una cosa, y estoy seguro, la persigo y lucho por ella hasta conseguirla. ¿ No ha sido lo que pensaba  ? Si le he puesto ganas, esfuerzo y dedicación, me encanta, porque la sensación es la misma, estoy haciendo lo que yo quería hacer. Todo esto puede parecer  un capricho, pero no lo es , estoy alcanzando la cúspide de mi propia pirámide: estoy alcanzando mi “autorrealización”.

Esta pequeña reflexión viene a colación del comentario que realicé a mis padres cuando les informé de mi intención de abandonar el bachillerato que, por cierto, no estaba siendo un fracaso académico Les dije que por fin había encontrado algo que me gustaba, el C.F.G.M  de Comercio.( no hace falta que os comente qué caras iban poniendo cuando iba argumentando mi decisión). Les tengo que agradecer su comprensión y su apoyo tras el desencaje inicial. Buscaron mil sitios, hablaron con un montón de directores, caps d'estudis, secretarias, administrativos... y llegamos al momento de decidir entre dos opciones. La decisión no era fácil y no podía equivocarme. Si me preguntarais por qué elegimos la escuela Pàlcam  os diré que fue gracias a la confianza que recibimos desde el primer momento que la visitamos.

Recuerdo la primera visita y como cuando llegué  estaban montado un libdup. 


    

Una de esas cosas que están de moda, donde se enseña  todo el recinto mientras se canta una canción por parte de todos los alumnos (lo más curioso de todo es que yo fui invitado a participar cuando todavía no era ni alumno, os confieso que me pilló un poco desprevenido y no me atreví, cosa de la cual me he arrepentido en muchas ocasiones). Todo el equipo que me atendió me inspiró lo más importante en ese momento; la seguridad y la confianza que mi familia y yo necesitábamos para corroborar la decisión que había tomado al dejar el bachillerato.

Me matriculé y, después de esperar mucho tiempo, llegó el primer día. Se me hacía difícil que después de unos meses sin hacer nada, pudiera reincorporarme, aun así, poniéndole ganas y entusiasmo, lo que te gusta se convierte en lo que estás haciendo, y lo que haces te entusiasma de tal forma que llegas a interiorizarlo y hacerlo  formar parte de tu vida, Para ello, nos os voy a negar   que fue muy importante el equipo humano que me rodeó tanto profesores como el resto de compañeros del aula.

Empezaron las prácticas,  y con ello 10 horas de aprendizaje diario. Ha sido la parte más durilla. Ir, volver, entrar, salir, llevar, traer... ajetreo de ese que te da ganas de dejarlo. Las inicié en un sitio
muy alejado, tenía que quedarme en casa de unos  familiares a comer, regresar a casa rápido para continuar con mis  actividades extraescolares que no quería abandonar ¡ Dios mío qué stress!... vendía como un verdadero profesional, todo debe decirse, pero, necesitaba un ajuste más normalizado. Expuse mi situación y se entendió permitiéndome unas nuevas prácticas: Biolímpic, una tienda de comida ecológica más próxima a mi domicilio. He aprendido muchísimo y he conseguido poner en práctica acciones de merchandising, marketing, comunicación, escaparatismo…Una verdadera experiencia.


Una vez acabado el curso he comprobado que no me equivoqué y que valió la pena la decisión que tomé al dejar el bachillerato. Tengo claro lo que quiero hacer en el futuro y quiero aprovechar estas líneas para agradecer a aquellos que confiaron en mí, principalmente mis padres. Quiero agradecer también a la escuela por permitirme seguir soñando y  a mis nuevos compañeros y amigos de la escuela Pàlcam sin los cuales esto hubiera sido mucho más difícil.

Álvaro García
Alumno ciclo de Comercio escuela Pàlcam

1 comentari:

  1. Bravo!!!!. Lo conseguiste y eso es lo importante. Te has hecho mayor en un año.

    ResponElimina